Skip to content
News

Metodología Agile en ONGs 

16-04-2024
Fundación Exit
La Metodología Agile es un conjunto de principios y prácticas que enfatizan la colaboración, la adaptación y la entrega continua de valor.

Las metodologías ágiles han ganado popularidad en los últimos años como una forma más efectiva y adaptable de gestionar proyectos. En el contexto de las ONGs, estas metodologías pueden ser especialmente útiles para abordar los retos que enfrentan estas organizaciones, como la complejidad de los proyectos, la escasez de recursos y la necesidad de adaptarse a los cambios constantes. 

¿Qué es la Metodología Agile? 

La metodología Agile es un conjunto de principios y prácticas que enfatizan la colaboración, la adaptación y la entrega continua de valor. En lugar de seguir un plan rígido y lineal, los proyectos ágiles se dividen en ciclos cortos, o sprints, durante los cuales se completa un conjunto de tareas específicas. Al final de cada sprint, se obtiene feedback de los implicados y se realizan ajustes en el plan según sea necesario.

 

Principios clave de la Metodología Agile

  • Valor para el colaborador o beneficiario: El objetivo principal es entregar valor al cliente de manera temprana y frecuente. 
  • Adaptación a los cambios: Los proyectos ágiles son flexibles y pueden adaptarse a los cambios en las necesidades del cliente o del entorno. 
  • Colaboración: Se fomenta la colaboración entre todos los miembros del equipo, así como con los agentes del ecosistema. 
  • Comunicación abierta: La comunicación abierta y transparente es esencial para el éxito de los proyectos ágiles. 
  • Enfoque en el trabajo: Se valora más el trabajo realizado que la documentación extensa. 
  • Mejora continua: Se busca la mejora continua en todos los aspectos del proyecto. 

Beneficios de la Metodología Agile para las ONGs

  • Mayor flexibilidad y capacidad de adaptación: Las metodologías ágiles permiten a las ONGs adaptarse a los cambios constantes en su entorno y responder de manera más efectiva a las necesidades de las comunidades a las que sirven. 
  • Mayor participación de los agentes: Las metodologías ágiles fomentan la participación activa de los stakeholders en el proceso de desarrollo del proyecto, lo que puede ayudar a garantizar que el proyecto cumpla con sus expectativas. 
  • Mejora en la comunicación y la colaboración: Las metodologías ágiles promueven una comunicación abierta y transparente entre todos los miembros del equipo, lo que puede ayudar a reducir los malentendidos y mejorar la colaboración. 
  • Entrega más rápida de valor: Las metodologías ágiles permiten a las ONGs entregar valor a los stakeholders de manera más rápida y frecuente, lo que puede tener un impacto positivo en las comunidades a las que sirven. 
  • Mayor eficiencia y productividad: Las metodologías ágiles pueden ayudar a las ONGs a utilizar sus recursos de manera más eficiente y aumentar su productividad.

 


Cómo aplicar la Metodología Agile en entidades del tercer sector

Definir claramente los roles y responsabilidades de cada miembro del equipo es otro paso crucial. Esto evita confusiones y asegura una distribución equitativa de las tareas. El siguiente paso es crear un backlog de productos, una lista priorizada de todas las tareas del proyecto. Esta lista proporciona una guía clara sobre qué debe realizarse y en qué orden. 

El proyecto se divide entonces en sprints, que son ciclos cortos de desarrollo con objetivos específicos. Antes de cada sprint, el equipo planifica las tareas que se abordarán durante ese período. Las reuniones diarias son una parte integral de Agile, permitiendo al equipo discutir el progreso, identificar obstáculos y ajustar el enfoque según sea necesario. Es importante obtener retroalimentación de los agentes implicados al final de cada sprint.

Este feedback informa las mejoras continuas y garantiza que el proyecto se alinee con las expectativas del equipo. Por último, el equipo debe estar dispuesto a adaptarse y mejorar constantemente. Las metodologías ágiles son interactivas por naturaleza, lo que significa que la retroalimentación se utiliza para impulsar mejoras continuas en el proceso y el producto final. 

¿Y tú, te pasas a la Metodología Agile en tu entidad?